Cuidado amoroso

En los últimos días he venido tomando algunas experiencias vividas por algunos famosos para enmarcar de manera real estos saludos, que a decir verdad, han sido muy útiles y de mucha bendición para algunos que los leen, empezando por mí.

Escribí sobre Jared Leto, Salma Hayek y en esta oportunidad, escribiré sobre la empresaria hotelera Paris Hilton. La experiencia contada por ella misma fue muy conmovedora.

La empresaria y modelo declaró ante la Comisión de Justicia Criminal de la Legislatura estatal de Utah sobre el abuso del que fue víctima hace unos años en la escuela Provo Canyon, cuando tenía 16 años, lugar donde estuvo 11 meses.

“Hablar de algo tan personal fue y sigue siendo aterrador”, dijo ante el comité.

Esta fue una experiencia que ella calificó como aterradora y traumatizante, que hoy, 22 años después, le sigue generando pesadillas. “Ojalá pudiera decir que fue solo un sueño, pero no es así”, afirmó.

Hilton, de 39 años, aseguró que los niños en dicha institución fueron “inmovilizados, golpeados, arrojados contra las paredes, estrangulados y abusados sexualmente con regularidad”. Habló de su experiencia con el fin de presionar a favor la construcción de un proyecto de ley que les exija una supervisión gubernamental a este tipo de instituciones.

“No puedo irme a dormir por la noche sabiendo que hay niños que están experimentando el mismo abuso por el que pasé yo y tantos otros”, dijo Hilton, y les pidió a los líderes del Congreso y al presidente Joe Biden tomar medidas a nivel federal sobre estos temas.

“Este proyecto de ley definitivamente ayudará a muchos niños, pero obviamente hay más trabajo por hacer y no voy a detenerme hasta que ocurra el cambio”, aseguró.

“Mi nombre es Paris Hilton, soy una sobreviviente de abuso institucional y hablo hoy en nombre de los cientos de miles de niños que actualmente se encuentran en centros de atención residencial en los Estados Unidos”, fue como empezó su discurso la heredera.

Luego recordó que fue a los 16 años cuando empezó todo: “Durante los últimos 20 años, he tenido una pesadilla recurrente en la que dos extraños me secuestran en medio de la noche, me registran sin ropa y me encierran en una instalación. Ojalá pudiera decirles que esta pesadilla inquietante fue simplemente un sueño, pero no lo es’'.

Según la declaración de Hilton, durante el tiempo que duró en la escuela Provo Canyon fue abusada mental y físicamente; recordó que los miembros del personal la miraban mientras se duchaba, la obligaban a tomar pastillas y la castigaban dejándola sin ropa y en confinamiento solitario.

“Sin un diagnóstico, me vi obligada a consumir medicamentos que me hicieron sentir entumecida y agotada. No respiré aire fresco ni vi la luz del sol durante 11 meses (...) Cada vez que usaba el baño o me duchaba, se monitoreaba. A los 16 años, cuando era niña, sentí sus ojos penetrantes mirando mi cuerpo. Era solo una niña y me sentía violada todos los días”, relató.

También aseguró que ella era una prueba de que el dinero no protege a nadie contra el abuso. “Cuento mi historia, no para que alguien se sienta mal por mí, sino para arrojar luz sobre la realidad de lo que sucedió entonces y sigue sucediendo ahora. Las personas que trabajan dirigen y financian estos programas deberían avergonzarse de sí mismas. ¿Cómo pueden las personas vivir consigo mismas sabiendo que este abuso está ocurriendo?”, expresó Hilton.

Cabe señalar que en el documental titulado This is Paris, lanzado el año pasado, la heredera también habló sobre su experiencia traumática.

 

Francamente todo esto es muy lamentable. Y es que a decir verdad, de este tema sobre el abuso infantil, creo que muy pocos han salido ilesos. Me sorprende saber que cada vez más se conocen denuncias de famosos y de no tan famosos.

Quiero de manera vehemente hacer un llamado a los padres de familia para que se mantengan alerta, y conversen mucho con sus hijos y con muchas mas veras, si usted ve que tienen comportamientos que no son comunes en ellos.

 

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Sencillo. Decirte que si has sufrido abuso y aun quedan heridas en tu vida, te quiero presentar a un amigo que te brinda un ¡cuidado amoroso! con el beneficio de no sufrir ninguna amenaza de abuso, sino que además está listo a sanar tus heridas. Su Nombre es Jesús el Señor. Camina a su lado, tranquila y confiadamente porque el no te hará daño. A continuación te comparto esta linda promesa:

 

Isaías 46:3-4 Escúchame, familia de Jacob, todo el resto de la familia de Israel, a quienes he cargado desde el vientre, y he llevado desde la cuna. Aun en la vejez, cuando ya peinen canas, yo seré el mismo, yo los sostendré. Yo los hice, y cuidaré de ustedes; los sostendré y los libraré.

Si deseas hacer realidad este cuidado amoroso que te brinda el Señor Jesús, te dejo con la letra de esta canción:

 

DALE A ÉL TUS HERIDAS

Hay momentos que queremos pretender

Que todo va bien estamos gozosos y llenos de ti Señor

Pero tú que conoces nuestro corazón

Y escudriñas a dentro, ves que lo que hay es dolor.

Y venimos al templo con el espíritu contristado

Y no podemos sentir la Presencia del Señor

Pero en estos momentos entrégale tus heridas... a Él

Y Su Espíritu sanará y libre tu quedarás

Dale a Él tus heridas y Él las sanará.

Y deja que Su Espíritu

Termine la obra que en ti comenzó

Deja que su fuego, te purifique a ti

Y volverás a cantar y adorar con liberta

 

Rvdo. Nicolás Ocampo J.

Pastor

  

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 822
Boletín 822

Boletín 821
Boletín 821

Boletín 820
Boletín 820

Boletín 819
Boletín 819

Boletín 818
Boletín 818

Boletín 817
Boletín 817