La pobreza

Muchos son los textos que se escriben, muchas son las conferencias que se dictan, y hasta muchas son las predicaciones que se dan en grandes alocuciones acerca de “cómo hacerse rico” 

lo cual hace que todo se haga muy atractivo por quienes leen o escuchan, pero de lo que casi nunca se habla o se escribe es sobre “cómo se puede evitar la pobreza.

El escritor de la epístola a los hebreos en una bonita recomendación nos dice:

Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.»  Hebreos 13:5 

Y alguien dijo también que el verdadero rico es aquel que está contento con lo que tiene.

Ahora bien, Las Sagradas Escrituras tienen mucho que decir acerca de la pobreza.

Precisamente miro La Palabra de Dios, y puedo ver que en algunos pasajes se atribuye la pobreza a diversas causas. En muchos proverbios, por ejemplo, la pobreza se representa como un estado que alguien trae sobre sí mismo como causa de la vagancia, la prisa o también conocida como el afán, la falta de disciplina o el consumo excesivo o indisciplinado. Sin embargo, otros textos en proverbios afirman que la escasez puede ser atribuida a la injusticia en las manos de personas codiciosas o corruptas, algunas de ellas descritas en Job 24. (Léalo por favor).

Te comparto entonces algunos consejos a seguir para ser libres de la pobreza:

NO SER OCIOSOS:

Las manos ociosas conducen a la pobreza; las manos hábiles atraen riquezas. Proverbios 10:4 

 

SER DISCIPLINADOS EN LO QUE NOS PROPONGAMOS:

El que desprecia a la disciplina sufre pobreza y deshonra; el que atiende a la corrección recibe grandes honores. Proverbios 13:18 

 

HABLAR MENOS Y HACER MÁS:

Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse sólo en palabras lleva a la pobreza. Proverbios 14:23 

 

NO SER COMPRADORES COMPULSIVOS:

El que ama el placer se quedará en la pobreza; el que ama el vino y los perfumes jamás será rico. Proverbios 21:17 

 No te juntes con los que beben mucho vino, ni con los que se hartan de carne, pues borrachos y glotones, por su indolencia, acaban harapientos y en la pobreza. Proverbios 23: 20-21 

 

NO ENTREGARSE AL SUEÑO:

Un corto sueño, una breve siesta, un pequeño descanso, cruzado de brazos...

¡y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez, como un hombre armado! Proverbios 24:33-34 

 

NO SER ILUSOS:

El que trabaja la tierra tendrá abundante comida; el que sueña despierto  sólo abundará en pobreza. Proverbios 28:19 

 

NO DARLE ESPACIO A LA TACAÑERÍA:

El tacaño ansía enriquecerse, sin saber que la pobreza lo aguarda. Proverbios 28:22 

 

PRESTAR AUXILIO OPORTUNO:

El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza; el que le niega su ayuda será maldecido. Proverbios 28:27 

 

TRABAJAR HONRADAMENTE

El dinero mal habido pronto se acaba; quien ahorra, poco a poco se enriquece. Proverbios 13:11 

 

HONRAR A DIOS:

Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo. Proverbios 3:9-10 

 

ENTREGARLE A DIOS LO QUE LE PERTENECE:

»¿Acaso roba el hombre a Dios? ¡Ustedes me están robando! »Y todavía preguntan: “¿En qué te robamos? “En los diezmos y en las ofrendas. Ustedes —la nación entera—están bajo gran maldición, pues es a mí a quien están robando. »Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde. Exterminaré a la langosta, para que no arruine sus cultivos y las vides en los campos no pierdan su fruto —dice el Señor Todopoderoso—. Entonces todas las naciones los llamarán a ustedes dichosos, porque ustedes tendrán una nación encantadora —dice el Señor Todopoderoso—. Malaquías 3:8-12 

 

Seguramente habrá muchos textos más, pero creo que con los anteriores es más que suficiente para entender lo que Dios desea para su iglesia, que la ruina no nos alcance.

 

Rvdo. Nicolás Ocampo J.

Pastor

  

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 837
Boletín 837

Boletín 836
Boletín 836

Boletín 835
Boletín 835

Boletín 834
Boletín 834

Boletín 833
Boletín 833

Boletín 832
Boletín 832