Diferencia entre fe y religión Parte II

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. Hebreos 11:1 

¿Qué pensó y opinó el Señor acerca del sacrificio de Abel?

Permítame en esta ocasión y dándole continuidad al saludo pastoral de la semana anterior, mostrarle algo más del testimonio de Abel. Génesis 4:4-5 nos dice que el Señor miró con agrado la ofrenda de Abel, pero no así con Caín ni su ofrenda.

Abel también presentó al Señor lo mejor de su rebaño, es decir, los primogénitos con su grasa. Y el Señor miró con agrado a Abel y a su ofrenda, pero no miró así a Caín ni a su ofrenda. Por eso Caín se enfureció y andaba cabizbajo. Génesis 4:4-5

 El escritor de hebreos lo puso de esta manera: "Dios dio testimonio de sus ofrendas". En otras palabras, Dios dejó en evidencia que aceptó la ofrenda de Abel y no la ofrenda de Caín. ¿Qué hizo Dios exactamente para testificar públicamente su agrado? No se nos dice específicamente, pero al comparar el registro de las Escrituras, creo que podemos determinar que sucedió algo dramático. Fue algo que Dios hizo a lo largo del Antiguo Testamento para demostrar la autenticidad tanto de la ofrenda como del oferente. Veamos algunos casos:

  • Cuando Dios aceptó el sacrificio de Aarón en Levítico 9, envió fuego desde el cielo y consumió el holocausto sobre el altar. (Sugiero leas todo el capítulo).
  • Gedeón vio como el fuego del Ángel del Señor descendió sobre su sacrificio en Jueces 6.
  • Cuando Elías y los sacerdotes de Baal pusieron a prueba su fe, el Señor testificó de la autenticidad de la fe de Elías en el Dios Vivo y Verdadero al enviar fuego desde el cielo para consumir la ofrenda (1 Reyes 18).
  • Cuando el rey David ofreció un sacrificio solemne a Dios, leemos en 1 Crónicas 21:26 que Dios le respondió desde el cielo enviando fuego sobre el altar.
  • Cuando Salomón ofreció sacrificios de Alabanza a Dios en la Dedicación del Templo, 2 Crónicas 7 nos dice que fuego descendió del cielo y consumió todo el sacrificio.

Vistas así las cosas, es indudable que el fuego del cielo era testimonio de aceptación de Dios. El fuego cayó. La ofrenda de Abel fue consumida y los productos de Caín permanecieron intactos. Fue una humillación completa. Fue una vergüenza pública…  Quisiera imaginar cómo la serpiente susurró al oído de Caín: Esto es inaceptable. Eso es favoritismo. Es injusto. Tú eres tan bueno como él. Y la envidia comenzó a arder en el corazón de Caín hasta lograr descomponerlo tanto, que lo convirtió en el primer asesino y su hermano menor se convirtió en el primero en sufrir un crimen violento – el primer mártir – el primer creyente en morir porque proclamó y demostró una fe verdadera. Sin embargo, esa no fue la última palabra en el asunto. Hebreos 11:4 nos enseña que Abel, estando muerto, aún nos habla hasta el día de hoy. ¿Y que está diciendo? Él nos dice que:

  • Cuando vivimos en obediencia a la Eterna Palabra de Dios, es posible que la vida no se vuelva más fácil. Podría volverse más difícil.
  • Su fe puede guiarlo directamente al valle de sombra de muerte. Piénselo:
  • Abel hizo lo correcto y fue odiado por ello.
  • Adoraba a Dios correctamente y fue perseguido por ello.
  • Obedeció a Dios y fue asesinado por ello, pero él estando muerto aún habla. ¿Qué más podría estar diciendo?
  • Solo hay un camino a Dios. [ El Señor Jesús]

—Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. Juan 14:6

  • Solo hay un fundamento para la fe genuina.

 

…edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular. Efesios 2:20

 

A pesar de todo, el fundamento de Dios es sólido y se mantiene firme, pues está sellado con esta inscripción: «El Señor conoce a los suyos»,  y esta otra: «Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor». 2Timoteo 2:19 

Abel sólo sabía una partecita del Plan de Dios… sólo tenía la promesa del Salvador. Hoy, el Salvador ha venido… y a través de Su Sacrificio, Él pagó por nuestro pecado de una vez por todas. Todo lo demás son hojas de higuera… religiones vacías… el camino de Caín puede que tenga el color indicado, sea dulce, tenga un letrero muy imponente y llamativo al frente del templo y hasta se vea bastante convincente y fidedigno, pero es artificial. Jesucristo y la fe sólo en Él es la dulzura genuina de la fe pura. Concluyo: Allí está Abel, de pie delante del altar, ¿puede imaginárselo, con esos dos querubines con espadas de fuego centelleantes frente a él cerrando la puerta al paraíso, para que no “cuele” ningún infiltrado?

Hoy, apreciados hermanos y lectores de El Tiempo Final, nuestra responsabilidad es testificar la esencia del Evangelio. ¿Sabes cuál es?  De la simiente de la mujer. Afirmar sin titubeos que el Redentor, el Señor Jesús presentó el Sacrificio Perfecto que volvería a abrir las puertas del Paraíso – Su Sacrificio nos daría acceso al Trono de Dios. Ya no hay querubines que se interpongan en el camino. Y Abel, el primer héroe humano de la fe, comenzaría el legado que completaría el Señor Jesucristo.

  • El sacrificio de Abel fue un cordero para salvar a una persona;
  • Más tarde vino la Pascua: un cordero para salvar una familia;
  • Más tarde vino el sacrificio anual en el Día de la Expiación: un cordero para salvar a una nación;
  • Luego vino el Mesías, la simiente de la mujer. Él fue el Cordero para salvar a todo el mundo.

Quien Escuche al Señor, lo obedezca, lo ame, le sirva y ponga en práctica Su Eterna Palabra, está dentro de la lista de los héroes de la Fe, históricamente encabezada por Abel. Es por lo que diariamente los pastores en Íntima Devoción velamos  para lograr en cada una de las ovejas que pastoreamos.

 

Rvdo. Nicolás Ocampo J.

Pastor

  

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 861
Boletín 861

Boletín 860
Boletín 860

Boletín 859
Boletín 859

Boletín 858
Boletín 858

Boletín 857
Boletín 857

Boletín 855
Boletín 855

Boletín 854
Boletín 854