En los últimos días he venido tomando algunas experiencias vividas por algunos famosos para enmarcar de manera real estos saludos, que a decir verdad, han sido muy útiles y de mucha bendición para algunos que los leen, empezando por mí.

Por estos días cuando es inevitable mirar uno que otro noticiero dada la proliferación de las noticias, algunas de ellas importantes otras menos importantes, estuve sentado frente al televisor mientras miraba uno de los informativos nacionales.

¿Has escuchado o has expresado esta frase alguna vez? Estoy seguro que sí.

Cada vez que echamos mano de esta frase, es para recriminarnos a nosotros mismos por algo que tenemos que hacer, pero que por razones de tiempo no pudimos cumplir.

Esta vez escribiré sobre una de las tantas anécdotas que contó la reconocida actriz Salma Hayek en una entrevista el jueves 4 de febrero de 2021. La actriz ha sufrido acoso físico y psicológico al que someten, de forma continuada, a alguien por tener alguna característica especial; en el caso de ella es por su baja estatura.

Cuando se pasa por tiempos de abundancia es muy fácil animar a otros a que sientan lo mismo cuando pasan por momentos de escasez. Eso es lo que yo llamaría una fe superflua y vacía.

En medio de ires y venires en este camino terrenal, nos toca enfrentar muchas situaciones que nos impulsan consciente o inconscientemente a emitir juicios que valga decirlo, no siempre son nuestra competencia hacerlo.

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 850
Boletín 850

Boletín 849
Boletín 849

Boletín 848
Boletín 848

Boletín 847
Boletín 847

Boletín 846
Boletín 846

Boletín 845
Boletín 845