Seamos sinceros. A veces tanta información que recibimos de Dios lo que ha logrado es que nos llenemos de eso, información, pero corremos el grave riesgo de no saber quién es el Señor, mucho menos que sepamos Su Nombre.

Esos que emitimos antes de tiempo o fuera de lugar. Esos sobre los cuales opinamos y hasta actuamos antes de tiempo, solo con el simple argumento que le damos un final, antes de que nos enteremos.

Esta pregunta debe responderse con un rotundo ¡Sí!

No es la anterior respuesta algo temeraria de mi parte, simplemente así lo insiste La Palabra de Dios, no una, sino muchas y reiteradas veces.

Después de manifestarle a la que en su momento era mi novia el deseo de que contrajéramos matrimonio y de que ella me diera su aceptación, adelanté las averiguaciones ante las autoridades civiles (El Juez),

Se puede ser fiel cuando se puede  decir que todo anda bien, que todo trascurre dentro de los planes trazados. Sin embargo:

¿Cómo mantenerse fiel a Dios cuando se pierde el apoyo de alguien en quien se creía que nunca se alejaría? 

La oración puede traer victoria o frustración. ¡Sí! Así como lo leíste.

Resulta que, si cuando entramos a nuestro tiempo de oración, no tenemos claro con quién estamos hablando,

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 850
Boletín 850

Boletín 849
Boletín 849

Boletín 848
Boletín 848

Boletín 847
Boletín 847

Boletín 846
Boletín 846

Boletín 845
Boletín 845