Traigo a la memoria una simple pero muy significativa historia. Por allá en los años 80 cuando alternaba mi servicio al Señor Jesús con el trabajo en una entidad reconocida del país, me encontraba hablando con el Director general acerca de una decisión que debíamos tomar.

¿Por qué hacer un pare o un alto en el camino? No es precisamente para mostrarnos impacientes o porque estemos inconformes, simplemente para que observemos qué sucede con las naciones a nuestro alrededor.

Inicia hoy, especialmente para el mundo cristiano la temporada que comúnmente conocemos como la navidad.

¿Qué se celebra en esta época?

Empiezo este saludo por citar un dicho popular que pareciera un poco medio en broma y un poco medio en serio: “El que peca y reza empata”. Vale la pena analizarlo, porque en profundidad lo que nos deja entrever no es otra cosa distinta a una práctica diaria no solamente de la doble moral,

Comienzo este saludo por manifestar lo que sería lógico, pero considero que es saludable hacerlo; y es que cada día me enamoro más del Servicio que por Su Misericordia el Señor Jesús me ha llamado que le dé a través del cuidado de una porción de su rebaño del cual usted que lee estas líneas, seguramente hace parte.

Edición impresa: El Tiempo Final

Boletín 861
Boletín 861

Boletín 860
Boletín 860

Boletín 859
Boletín 859

Boletín 858
Boletín 858

Boletín 857
Boletín 857

Boletín 855
Boletín 855

Boletín 854
Boletín 854