Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Una vida de Amor

La resurrección del Señor Jesús sigue siendo, y será eternamente, el hecho más importante de la humanidad y del Eterno Presente de Dios.

Leer Efesios 5:1-2

La resurrección del Señor Jesús sigue siendo, y será eternamente, el hecho más importante de la humanidad y del Eterno Presente de Dios.

Hoy podemos seguir escuchando su voz dándonos razones del por qué su importancia, e invitándonos a hacer lo mismo que Él – Jesús – hizo por nosotros, es decir, LLEVAR UNA VIDA DE AMOR.

Una vida de amor es una vida de entrega. No se evidencia solamente en nuestros más cercanos, se evidencia con toda la humanidad y con toda la creación.

Al llevar una vida de amor aceptamos el silencio y/o la expresión del otro aunque él y ella sean diferentes a la nuestra.

El amor se demuestra cuando respetamos el semáforo, la señal de tránsito, la vida, la reputación y la dignidad del otro.

Una vida de amor se evidencia en el padre y la madre que dedican su vida al cuidado de los hijos.

Una vida de amor se manifiesta cuando la gratitud de los hijos hacia los padres conlleva honra, actos y palabras.

Una vida de amor no responde con insultos aunque nos insulten, ni con amenazas cuando padecemos persecución.

Una vida de amor restaura al adversario, perdona al ofensor, corrige al inexperto, tolera al difícil.

Una vida de amor no puede evitar las discusiones en las relaciones de pareja, pero nos enseña que, quien ama una relación no permanece en la discusión.

Una vida de amor nos permite rechazar las conductas del otro sin que lo rechacemos a él, o dicho al contrario, nos permite aceptar a los demás, aunque no aceptemos sus conductas.

Una vida de amor es la mejor y única forma de imitar a Dios.

El Espíritu Santo, por pluma del Apóstol Pablo, dice:

"Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios."
Efesios 5:1 y 2

Un abrazo en la distancia.

Rvdo. Nicolás Ocampo M.
Pastor