La Contribución de la Esposa
ReproducirPlay
Atributos de Dios: su Voluntad
ReproducirPlay
Recordados por la Lealtad
ReproducirPlay
¿Qué es el arrepentimiento?
ReproducirPlay
¿Qué hacer para arrepentirnos genuinamente?
ReproducirPlay
La salvación viene de los Judíos
ReproducirPlay
El rapto de la Iglesia del Señor Jesús
ReproducirPlay
La manifestación del Anticristo
ReproducirPlay
La gran Tribulación
ReproducirPlay
El Tribunal de Cristo
ReproducirPlay
previous arrow
next arrow
La Contribución de la Esposa
Atributos de Dios: su Voluntad
Recordados por la Lealtad
¿Qué es el arrepentimiento?
¿Qué hacer para arrepentirnos genuinamente?
La salvación viene de los Judíos
El rapto de la Iglesia del Señor Jesús
La manifestación del Anticristo
La gran Tribulación
El Tribunal de Cristo
previous arrow
next arrow

Saber y hacer

La vida de fe representa en sí misma la realidad evidente de vivir conforme a lo que se cree. Si este principio se altera, no habrá coherencia, se vivirá en lo absurdo y se caerá en el terrible error y pecado del fanatismo religioso.

Para los Cristianos, la norma de fe reposa en las Sagradas Escrituras, es decir, en la Biblia y cabe aclarar, sólo en ella. No hay literatura paralela, ni magisterio eclesial, ni derecho canónico, ni encíclica o documento pontificio que alcance en lo más mínimo la suficiencia y Poder de la Biblia.

Por lo anterior, la lectura diaria, ordenada y ferviente del Santo libro tiene como fin llevar al lector a una praxis de fe.

El Apóstol Santiago, hermano medio del Señor Jesús escribió:

No se contenten solo con escuchar la Palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. El que escucha la Palabra, pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.
Santiago 1:22‭-‬25 NVI

Si sabes que Dios en Su Palabra habla de perdón y no lo prácticas, eres como quien se mira a un espejo...
Si sabes que Dios en Su Palabra habla de Su amor gratuito y no lo practicas, eres como quien se mira en un espejo...
Si sabes que Dios en Su Palabra habla de la suficiencia del Sacrificio del Señor Jesús y no lo practicas, eres como quien se mira en un espejo...
Si sabes que Dios en Su Palabra habla de apartarse de la inmoralidad sexual y no lo practicas, eres como quien se mira en un espejo...

Así las cosas, hay que leer la Biblia y ponerla en práctica.

Lo que se sabe y no se practica, con el tiempo se olvida.
Lo que se sabe y se practica es como quien bien una casa edifica.


Feliz día.

 

Rvdo. Nicolás Ocampo M.
Pastor