¡No estás Solo!

¡Bueno! Ya pasó la euforia que para la mayoría producen las fiestas de Navidad y principio de año. Algunos quizás llegaron a los excesos, otros de manera moderada hicieron las celebraciones familiares y de Iglesia.

Observé de manera detenida la celebración de Fin de año sobre la ciudad de Medellín y pude darme cuenta, de la quema indiscriminada de pólvora sobre la ciudad que a lo lejos parecía dormida pero que de su interior como por arte de magia surgieran luces con una policromía que adornaba los cielos de esta urbe la segunda en importancia en Colombia. Pero resulta que detrás de todo este espectáculo había personas que con las luces hacían desfilar todo tipo de emociones y no se daban cuenta que más que explosivos juegos pirotécnicos, echaban al viento cientos de miles de pesos que van a notarse cuando tengan que enfrentar más que un año nuevo, nuevas alzas en todo.

Ahora bien, de lo que no había percepción es que después de un anochecer viene un amanecer, después de un año que se va, viene uno nuevo y con él otras realidades tales como que las personas aterrizaron al pensar sobre por qué gastos innecesarios, abusos en bebidas embriagantes, en alimentos etc.
¿Sabes que nada de lo dicho anteriormente y otras cosas más se escapan de la atención de Dios? Él ve las cosas pequeñas y las grandes también. Él ve los pequeños resultados que nadie más nota.

Mi pregunta es: ¿Hiciste en 2018 algo para complacerlo a Él?
Qué tan alto fue tu nivel de Íntima Devoción con Él. Con qué intensidad le serviste. Cuántas veces dejaste de adorarlo y preferiste no ir al Templo a hacerlo por irte a complacer a tus amigos y familiares. Intentaste hacerle una "broma" para hacerlo reír pidiéndole algo que de antemano sabías que no te lo concedería. En fin, la lista es interminable; pero además de todo aquello, Dios se percata aún de los errores que echan abajo tu autoestima, Él lo ve todo.

Sin embargo, todo esto no convierte a Dios en un simple espectador.

Seguramente cuando decidas iniciar acciones con verdaderos propósitos, Dios también iniciará su acción para hacerse a tu lado luchando, protegiéndote, guiándote, animándote, y observándote por supuesto.

Arriésgate por Él en 2019, si lo haces te aseguro que no vas a tener que enfrentar ninguna de tus batallas de la vida solo. Porque la verdad sea dicha, con Él a tu lado protegiéndote te vas a permitir correr riesgos que no intentarías por ti mismo.

¿En cuanto al Señor Jesús y a la iglesia, qué riesgos correrías?

Recuerda que ¡NO ESTÁS SOLO!

Nicolás Ocampo
Pastor
Íntima Devoción